Archivo de la etiqueta: Banca

Panama Papers

panamaricos

La patria son los impuestos

Reflexión, por Pepa Bueno

La era del secreto bancario ha terminado, dijeron solemnemente los líderes del G20 reunidos en abril de 2009 bajo la impresión todavía de la caída de Lehman Brothers y el tsunami financiero que le sucedió. Y el entonces primer ministro de Reino Unido Gordon Brown fue muy lejos: “Hemos acordado acabar con los paraísos fiscales que no comunican la información que se les reclama. El secreto bancario del pasado tiene que acabar”.

Y en el año 2012 la Unión Europea aprobó un plan para luchar contra la evasión fiscal. Y aquí estamos, siete años después de aquella solemnidad, hablando de miles de documentos y cientos de personas con actividades opacas en Panamá.

Lo peor es que no es ninguna sorpresa. La sorpresa es desde luego comprobar la impunidad de todo un primer ministro islandés invirtiendo en bonos contra su propio país o un presidente argentino poniendo en marcha una campaña para pedir a los argentinos que retornen su dinero al país mientras su familia, con su nombre incluido, registra sociedades en oasis sin transparencia. Muchas de las actividades que se cuentan ahora gracias a la filtración masiva del despacho Mossack Fonseca son legales. Pero la legalidad se cambia y eso se anunció cuando Sarkozy decía hace siete años que había que refundar el capitalismo.

Todo ha cambiado en estos 7 años de la gran crisis, todo menos que el dinero, el gran dinero, se sigue moviendo sin control democrático, mientras las arcas públicas necesitan más recursos que nunca.

panamapapers

VÍDEO INTERACTIVO

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

En sangrar anda el juego

sangrar

Lo peor de ser pobres

Por Andrés Trapiello

Cuando llegó el crac de 1929, algunos banqueros y bolsistas se arrojaron al vacío desde los rascacielos. Fueron las víctimas de las finanzas. Lo mismo ocurría con los ejércitos. Durante la primera Gran Guerra, generales y soldados marchaban al frente a pelear y matar o a que los matasen. Pero comprendieron que ni eran tan listos ni tan fuertes si las primeras víctimas tenían que ser ellos mismos, de modo que desarrollaron tácticas financieras y militares que les permitieran salvar su dinero y su pellejo en caso de que viniesen mal dadas. Les ha llevado mucho tiempo, pero puede decirse que los resultados son óptimos: se suicidan otros y mueren otros. Aunque los causantes de la ruina financiera sigan siendo los mismos que en 1929 y movidos por razones parecidas, la codicia y la usura, harían el ridículo suicidándose: eso se lo han dejado a los pobres, por lo mismo que en las guerras procuran que no mueran los soldados, como había ocurrido siempre, sino la población civil que no ha podido escapar de bombardeos y fuegos cruzados, o sea, también los pobres. A todos se nos hiela la sangre cuando oímos el número de víctimas civiles en las guerras de Iraq o Afganistán; a todos se nos ha apretado el corazón cuando se nos ha dicho que tal o cual persona se ha arrojado al vacío al írsele a desalojar por un desahucio de la casa donde vivía.

Los lectores (…) acaso recuerden que en ella se ha hablado alguna vez de las ventajas de una vida austera y sencilla, de la frugalidad frente a la glotonería, de la austeridad frente al despilfarro y del aprovechamiento de los recursos como alternativa a su consumo indiscriminado, del crecimiento en profundidad o elevación frente al crecimiento extensivo, en definitiva, de la virtud de aprender a ser feliz con poco para evitar ser desdichados en la abundancia, si acaso no lo somos como consecuencia de ella. No le importaba a uno que hubiera tales o cuales ricos, no envidiaba sus mansiones de gusto saudí ni sus yates o aviones ni sus fiestas. Le bastaban a uno bien pocas cosas: un trabajo justamente remunerado, lo preciso para poder tener un techo, unos cuantos libros, tres comidas al día no por frugales menos sazonadas, tiempo libre para dar de vez en cuando un paseo por el campo o visitar alguna ciudad especial, abrigo para el invierno y refresco para el verano y, claro, la salud para poder disfrutar de unos pocos amigos y una pequeña familia bien avenida. Puede alguien desear muchas más cosas, desde luego, pero dudo que pudiese nadie desearlas mejores.

Pues bien, estamos llegando a un punto en que ya ni siquiera les servimos pobres. Nos quieren en paro, sin casa, sin libros y, a ser posible, muertos. Preferirían, desde luego, que los muertos se quitaran de en medio con mayor discreción (lo de suicidarse deben de considerarlo un plagio de mal gusto y trasnochado), y seguramente en este momento están trabajando codo con codo los gobiernos y los banqueros para lograr una reducción tan apreciable como discreta de la población mundial, porque deben de encontrar irritante que una sola mujer que se arroja al vacío haya podido detener todos los desahucios.

Publicado en Magazine

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

R

El Rescate conlleva recortes y termina en recesión.

Rajoy es el profeta de las malaventuranzas.

A los bancos que han malversado los fondos de sus clientes, se les recompensa con el dinero de todos. Y a los parados que cotizaron cuando tenían curro, para moverles a buscar un empleo chungo y mal pagado se les mangará al menos dieciocho meses de lo que es suyo. A este paso, la jubilación quedará reducida a cinco años, para animar a los viejos a espicharla y así ahorrarnos hospitales o excursiones del Imserso.

Robin Hood no existe. Bobín, sí.

Subimos el IVA para que baje el turismo y suba el fraude. Privatizaremos la Renfe, que es lo único que funciona en este país. Puestos a elegir, frente al “que se jodan” de la niña de Fabra, prefiero el “manda huevos” de Federico Trillo. “¿De qué se ríe, señor ministro, de qué se ríe?”, que diría Mario Benedetti. Nos prometen pobreza y les compramos la moto: “Pobre es aquel que necesita demasiado”, dijo en la cumbre sobre sostenibilidad de Río, Pepe Mújica, el presidente de Uruguay.

Habría que pensar qué es realmente lo más recomendable. Si elegir entre ‘lo malo o de lo malo lo peor’. Lo malo es no decir la verdad desde un principio.

Pobre pueblo español, tan silencioso y obediente. Vibra de patriotismo cuando gana La Roja, pero enmudece cuando su gobierno le miente y le traiciona.

La prima toca máxicos históricos mientras el fortín del Congreso cierra por vacaciones.

© Iñigo Ortiz de Guzmán

Etiquetado , , , , , , , , , ,

¿Pero qué mentira es esta?

Ahora lo llaman racionalización.

Llamen como lo llamen. El caso es que se puede nombrar de muchas maneras: reducción, supresión, recorte, reforma, bajada/subida, austeridad,… Es lo que se podría empezar a conocer como el Estado del Malestar. Sí, ese estado al que nos tendremos que acostumbrar a partir de hoy. En total, entre éste y el anterior recorte, 92.000 millones de euros de ahorro -en principio- que el Gobierno de España va a acometer en los próximos años. Es el resultado de las mayorías absolutas.

Las pensiones, el sistema funcionarial, las prestaciones por desempleo, los incentivos a los autónomos-al empresariado joven, las ayudas a la dependencia, la representatividad sindical o municipal (o sea, la voz de los ciudadanos), la asistencia sanitaria o el acceso a la educación pública y gratuita. Todo esto, y mucho más, se está yendo al garete. Todo por haber mirado de soslayo a las cuentas de un país que gastaba por encima de sus posibilidades. Una permisividad de gasto a ciertas Comunidades Autónomas inimaginable, por cierto.

Todo por no haber controlado esos gastos superfluos en abrir aeropuertos y más aeropuertos, en AVEs, en creación de mega-palacios de congresos, campos de golf, super-Vegas españolas, macro-cárceles… y sus correspondientes facturas de mantenimiento. Y poco en inversión cultural y en I+D también, por cierto.

Se están además trastocando las libertades y los derechos, claramente. Libertades y derechos que conseguimos en los 80, y adonde precisamente ahora parece que estamos abocados a volver. No ya a ese Estado del Bienestar de hace treinta años, sino al siglo XIX. Ya lo advirtieron los sindicatos y los economistas heterodoxos tras la última reforma laboral: hemos retrocedido más de un siglo en privilegios sociales, entregando todo el poder al patrón, dejando en sus manos la modificación de las condiciones laborales y desactivando la fuerza colectiva al devaluar los convenios. Si a ello le sumamos el creciente ejército del montante de seis millones de parados, que consigue el efecto de abaratar la mano de obra y obligar a los trabajadores a aceptar lo que les echen, el viaje al pasado es total.

Había otras propuestas de tijeretazo, como gravar grandes fortunas, recortar el dinero a la Iglesia o reducir más la asignación de la Casa Real. Pero Rajoy dice que no.

Mientras tanto, se lleva a cabo una amnistía fiscal a los defraudadores.

100.000 millones de inyección a la Banca nacional. Que nadie dice que no sea necesaria, pero no tenía que haber sido necesario si los políticos (de derechas, de centro, de izquierdas) hubiesen hecho su trabajo. ¿Dónde ha estado el Banco de España? ¿Y tantas Cajas politizadas? ¿Y tanta manga ancha en dar créditos para inflar aún más la burbuja inmobiliaria y las deudas de los ciudadanos? Ahora se habla de crear ‘Bancos malos‘. Lo dice Bruselas. Es el resultado de no cumplir bien los deberes precisamente por estar en la UE.

El modelo basado en el crédito ahora no tiene cómo volver a crecer y crear empleo. Demasiado poco control para que unos hincharan sus arcas y otros tantos se vean abocados a pagar viviendas que ya no tienen. Es el resultado de la vanidad típica de esta cultura latina. De poseer, de tener, de querer más y más.

Y, para más inri, sube el IVA. Ya en el BOE, se aplicará de facto a partir de septiembre. Lo que significará una pérdida del poder adquisitivo y del consumo, se quiera admitir o no. Una medida ya de por sí injusta. Un impuesto que será uno de los mayores mayores en Europa, sólo por detrás de Grecia, Portugal, Irlanda y los tres estados nórdicos (Dinamarca, Suecia y Finlandia). Se estima que supondrá de media un aumento de gasto de unos 500€ por familia al año. O sea que estaremos igual o peor como hasta ahora, eso seguro.

Una subida que cuando lo llevó acabo el anterior Ejecutivo se criticó desde las filas populares.

Improvisación permanente, ocultación de la letra pequeña. Todo ello acompaña al plan de estabilización más fuerte de la historia contemporánea.

Todo me recuerda a aquella frase de Sara Montiel, hace ahora diez años, cuando negaba que se había casado, con ese”¿Pero qué pasa? ¿Pero qué invento es esto?“.

Por © Iñigo Ortiz de Guzmán

+ info en Vivir por encima de…

+ info en El palo y la zanahoria

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

‘Bailout’

Pregunta un periodista: “Si según usted la sociedad no va a sufrir, ¿por qué no se ha pedido antes el rescate?”.

Responde De Guindos: “A usted no le tocaba preguntar ahora”.

Desde que la crisis se inició en 2007, la población española ha estado sometida a toda una serie de políticas públicas que han significado un gran recorte de sus derechos laborales y sociales, que han afectado de una manera muy notable al bienestar social y a la calidad de vida de las clases populares.

Hemos visto durante estos años de crisis la congelación y pérdida de la capacidad adquisitiva de las pensiones, el retraso de la edad de jubilación, la reducción del gasto público en las transferencias y servicios del Estado del bienestar (con recortes muy acentuados de la sanidad pública, de la educación pública, de los fondos y servicios a las personas con dependencia, de las escuelas de infancia, de los fondos para la prevención de la pobreza y de la exclusión social, de los servicios sociales, de las viviendas sociales, del nivel de cobertura de los seguros de desempleo y de las ayudas a la integración de los inmigrantes).

Pues bien, hoy día sabemos a ciencia cierta que todas estas intervenciones han empobrecido todavía más al conjunto de la clases trabajadoras.

Tanto el gobierno de Zapatero primero y ahora el de Rajoy han insistido constantemente en realizar esos recortes por encima de todo por el miedo a que no pudiéramos recuperar la famosa confianza de los mercados financieros y entonces fuésemos intervenidos por la llamada Troika: la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero ahora resulta que a pesar de que se han llevado a cabo todos esos recortes, a pesar de que se han ejecutado una tras otra las imposiciones de los mercados, expresadas a cada momento muy claramente por esa Troika, España ha sido intervenida por esas tres instituciones.

Digan lo que digan, lo cierto es que todos estos enormes sacrificios y recortes han sido en balde y cuando se ha producido su fracaso estrepitoso en forma de rescate o, lo que es lo mismo, bailout en inglés.

En contra de lo que se está diciendo, el rescate aumentará la deuda pública, pues el Estado –el receptor de la supuesta ayuda- tendrá que pagar por las pérdidas de las bancas fallidas en el rescate y asumir sus intereses y el principal.

La deuda inmobiliaria con los bancos no es menor de 400.000 millones de euros, así que 100.000 millones (el techo más alto del rescate) serán insuficiente incluso en los escenarios más optimistas de su recuperación.

Hay que decirlo claramente: el rescate constituye un auténtico golpe de Estado bajo la apariencia de ayuda a la banca. A partir de ahora, el gobierno Rajoy hará lo que digan la Troika y el gobierno alemán. El federalismo de Merkel (“queremos más Europa… y los Estados tendrán que ceder soberanía”) es una manera amable de definir una relación colonial en la que a España le toca ahora ser la colonia.

Guste o no.

Según Vicenç Navarro (catedrático de Políticas Públicas) la razón de que haya sido justamente ahora cuando se ha producido el rescate es otra, y como siempre, no aparece en los medios. Es el temor de la Troika a que en las próximas elecciones griegas gane la izquierda, y se cuestionen con mucha más fuerza las políticas de austeridad que han llevado a Grecia (y a España) al desastre.

Cuesta creerlo, pero así de claro parece ser. Nadie ha dicho lo contrario.

© Iñigo Ortiz de Guzmán

Viñetas- Por Manel Fontdevilla

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Bankiestafados

Embarazada, pero poquito

Por Arturo González

España quedará embarazada pero solo un poquito, como en el chiste, si se confirma que el ‘rescate suave’ por parte de la Unión Europea afectará únicamente a los bancos, quedando el resto de la economía a salvo. Hay que ser muy ingenuo para creer que los bancos españoles van a aceptar esta violación consentida y tragarse ellos solitos las restricciones y condiciones que les impondrá Europa para sanear sus balances sin traspasar esas mermas a los ciudadanos. Prepárense para lo peor en sus relaciones con su banco. De modo que aún no se sabe si al final habrá parto luminoso, con cesárea o desgraciadamente aborto. Por si acaso tomemos la píldora del día siguiente o poscoital, que aún pero por poco tiempo se encuentra sin receta. No nos fiamos de Europa como progenitor; solo Rajoy y Guindos lo hacen, aunque la criatura salga deforme. Los bancos no son ONGs y parece que todavía no ha nacido quien pueda contra ellos. Ahora están escondidos y mendicantes, aparentando poca salud y fortuna. Alguien ha propuesto que ‘su crisis’ la paguen exclusivamente, como sería lógico, los accionistas y los gurús del capitalismo ya han saltado aullando, no, no, tenemos que pagarlo entre todos aun no habiendo comido del pastel. Son inmunes e inatacables.

Porque vamos a ver, ¿alguien se cree que la querella del Fiscal General del Estado contra Bankia por estafa y falsedad prosperará? La falsedad, la administración desleal, el delito contable, algo tan etéreo en el firmamento penal español y qué tan bien habrán preparado. No es temerario decir que nadie lo cree, aunque el pueblo entero lo reclame. Se diluirá como la investigación a Dívar o el ridículo de las diligencias sobre los restos de un tren del 11-M. Si ni siquiera el PP permite que se investigue en el Parlamento, y el PSOE e IU, aun en minoría, no braman hasta la conmoción y el escándalo, sino que se limitan a protestar tímidamente como corderitos respetuosos.

La perdiz está borracha de tanto mareo y dime y direte, con siempre las mismas perdigonadas contra el culo de los contribuyentes ‘normales’. En otros lugares como Francia la perdiz está abatida y se conoce el cazador: ‘Francia cumplirá el objetivo de déficit sin austeridad’, ha prometido el presidente Hollande. ‘Se apoyará más en la fiscalidad que en el ahorro y los recortes’. O sea y en vulgar: que los ricos paguen más y de verdad. También rebajó la jubilación a los 60 años. ¡Mira qué es fácil! Una enmienda a la totalidad del Plan Rajoy.

Nosotros preferimos ser hijos putativos de Europa y Rajoy salvará el pellejo con sus perversiones del lenguaje, hace una semana no se iba a rescatar a los bancos de ninguna manera, y ahora esto es un capón flojito y solo quedarse sin postre. Con ello se asegura la permanencia durante muchos, muchos años. Con las múltiples Oposiciones retorciéndose en el suelo como cucarachas.

Sí, España está embarazada pero poquito por una inseminación artificial de 100.000 millones de euros, una minucia.

Reeditado por © Iñigo Ortiz de Guzmán

Etiquetado , , , , ,

¡Joe con la prima!

Es como para una película de José Luis Ozores.

Estamos harto preocupados por el nivel de la prima de riesgo, el número más temido desde el 13 que va junto al martes. Es como para dejar de comer, al menos hasta la hora de la cena. Aquí va una buena solución: la web para tener controlada a la prima al instante. O, lo que es lo mismo, la página que nos dirá cuándo es el momento de meternos en el búnker con nuestra escopeta de cartuchos y 1000 latas de melocotón en almíbar.

Ya no se piensa en otra cosa…

No todos tenemos la suerte de manejar la tensión como se debe. Vamos, que no recuerdo que se alcanzaran estos niveles de estrés desde que, en el colegio, nos dijeron que el cantante de Europe había muerto. Poco después nos enteramos que no era cierto y, visto el retorno a los escenarios que tuvo el grupo no hace muchos años, no habría estado de más, la verdad.

Volvamos a centrarnos. Cuando los mayas decían ’21 de diciembre de 2012′, se referían a ’517′ en la prima de riesgo. De un error de traducción vienen estos lodos. Ese es el nivel en el que los mares se teñirán de rojo, habrá una plaga de langostas africanas, Amaia Montero sacará un nuevo disco y Rodrigo Rato conseguirá que un banco que preside dé beneficios.

Por © Iñigo Ortiz de Guzmán

Etiquetado , , , ,

Maneras de ser

Rompecabezas

Por Arturo González

17 Comunidades Autónomas desavenidas. Y dos ciudades autónomas, que siempre se olvidan.
Políticos desacreditados.
Justicia injusta y masivamente desprestigiada. Separación de poderes en entredicho. Y sin embargo los jueces son independientes en sus sentencias. Los jueces no hacen las leyes; las aplican. Se ignora que el Presidente del Consejo General del Poder Judicial, por muchas tropelías que pueda cometer en su cargo, no pone sentencias.
Parlamento sumiso a lo que diga el Gobierno. A diferencia de las grandes democracias. Un partido con tal mayoría absoluta que hace estéril cualquier debate. ¿Rajoy se ha vuelto loco con su movimiento perpetuo de reformas sin control?
Un partido principal de oposición traidor a sus principios y con un líder que es el más derrotado y con menos apoyo popular de la democracia.
Izquierda indefinida y disgregada.
Monarquía no ejecutiva pero puesta en cuestión.
Las nuevas generaciones, y parte de la anterior, rechazan la Constitución.
Presunción de corrupción generalizada. ‘Largo viaje al infinito’.
Injerencia y gran fuerza de la Iglesia Católica.
Más de 1.000 ejecutivos bancarios y cargos institucionales se han enriquecido de manera ignominiosa.
Los banqueros, un atraco diario contra los ciudadanos.
Medios de comunicación manipuladores y manipulados y comprados.
Nepotismo.
Herencias infinitas.
Independentistas vigilantes y mercaderes.
Movimiento 15-M, voluntarioso, una incógnita en ebullición, no respaldado mayoritariamente por la sociedad.
Fundaciones y Asociaciones y hasta ONG sospechosas.
Fabricantes y vendedores de armas.
País de camareros y albañiles, dignísimas profesiones, pero insuficientes para remontar.
País del ‘y tú más’. Los culpables son siempre los otros. El caso es que haya un culpable. Ciudadanos perfectos. Nadie admite la crítica.
Amante de la crueldad contra los animales.
Tradicionalista hasta el tuétano.
Fanatismo rampante.
Un país que dice que no existe la extrema derecha.
Cinco horas diarias frente al televisor.
El fútbol como bien cultural.
Hemos pasado del vivir por encima de nuestras posibilidades a vivir por encima de nuestras imposibilidades.
Fraude fiscal masivo. El que no defrauda es porque no puede.
Nos compramos un apartamentito en la playa por 30 y al rato nos daban 45 y ahora no nos dan ni 10.
Lo importante es mandar, no servir, ni para el cargo ni al pueblo.
Falsamente solidario.

¿Se puede cuadrar este puzle?

Ilustración- Iker Ayestarán

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: