En el límite entre el bien y el mal

zapata limite

Este es Zapata

Por Nacho Vigalondo

La carrera política de Guillermo Zapata está en entredicho, probablemente para siempre, por culpa de un puñado de tweets que publicó hace años. Nadie pone en duda lo desagradables que son, y a partir de ahí quizás nos deberíamos preguntar cómo es que tamañas ofensas pasaron desapercibidas en su momento, y cómo su autor ha podido permanecer impune durante tanto tiempo.

Es fácil adivinar la respuesta. Las salidas de tono de Zapata no tuvieron ningún eco en su momento porque fueron publicadas ante un público reducido que, conociendo del sobra al autor, por su faceta activista y como escritor brillante con unos temas y estilo muy reconocibles, jamás se las hubiese tomado en serio, ni les hubiese proporcionado el doloroso eco que tienen ahora. Ha hecho falta que Zapata fuese nombrado concejal en Madrid en un partido que hace nada ni siquiera existía para que estas frases acabasen teniendo alguna repercusión. Poca broma.

Casos como el de Guillermo Zapata, similar al que yo mismo protagonicé en el 2011, siguen sonando a moda pasajera, cuando quizás deberíamos asimilar que han llegado para quedarse. Porque, aunque de aquí a unos meses muchos se lo pensarán dos veces antes de escribir bromas potencialmente dolorosas, el uso de las redes sociales como medio de comunicación inmediato, visceral y a veces muy, muy irreflexivo no ha frenado. De hecho está definiendo la vida de las nuevas generaciones hasta un límite que nosotros, por falta de distancia, somos incapaces de adivinar. Los que descubrimos Internet después de nuestra pubertad, a los que el fenómeno youtuber nos viene grande, somos como la primera generación que experimentó el tabaco sin conocer su relación con el cáncer de pulmón. Vamos identificando los problemas a medida que los padecemos, pero todavía no le hemos puesto nombre a los síndromes. De repente contamos con un número creciente de escándalos, imprudencias, agresiones, acosos y linchamientos y no parecemos aprender nada nuevo de un año para otro.

Ante este futuro incierto, pero con toda seguridad problemático, la respuesta podría ser un sistema de reglas estrictas que todos tuviésemos que acatar desde niños, una vigilancia que se proyectase sobre todas nuestras actualizaciones y estados de ánimo. Pero, siendo optimista, quiero pensar que la solución pasará por un proceso educativo que nos dé herramientas para defendernos, pero también nos ayude a traducir y entender la expresión del otro. Que aprendamos a ser críticos sin ser sádicos. Que sepamos cuestionar sin agredir, denunciar sin linchar. Que tengamos una visión lo suficientemente y firme del antisemitismo, de la homofobia, del machismo, del racismo y demás motores del odio como para condenarlos de manera incondicional pero, a la vez, sin consentir que se utilicen como moneda de cambio en maniobras oportunistas, por muy próximas que estén a nuestra agenda política. Que ser de izquierdas o de derechas no te vuelva ciego o hipersensible en función de quién y cómo ha patinado. Que, sobre todo, redescubramos la posibilidad de disculparnos y perdonar, dos comportamientos que nos inculcan de niños, pero que se convierten en objeto de indiferencia, desprecio o burla en las columnas y titulares que leemos de adultos.

Si alguien siente un interés real por cómo es y piensa Guillermo Zapata tiene una montaña de declaraciones y artículos que desgranan su visión sobre el bien común, el civismo y la posibilidad de la empatía a día de hoy. Recomiendo, por ejemplo, su hermosa lectura de la película Balada triste de trompeta o el entusiasmo con el que desgrana Freakangels, un bello tebeo británico en el que los superhéroes no se dedican a pelear entre sí, sino a recomponer un tejido social moribundo.

Sólo hace falta una conexión a Internet, unos cuantos minutos y un mínimo de curiosidad (o compasión).

+ info Carmena entra al trapo

carmela espe poder

Vídeo‘Desde el primer segundo’ La Voz de Iñaki Gabilondo

Artículo– “Los condenados a muerte por Franco se lo merecían”, afirma un alcalde de Lugo

IlustraciónManel Fontdevila & Bernardo Vergara

 

Etiquetado , , , , , , , ,

Cacatuidae

espe tv carmona

Los soviets y los putos chinos

Por Ruth Toledano

Esperanza Aguirre se paseó por calles y platós con una soberbia tan vulgar como su rabia posterior. De la bajeza y el insulto en una campaña electoral que dejó patente la calaña de la aristócrata a unas declaraciones postelectorales tan delirantes que han puesto en cuestión su salud mental. Todo ello pasando, al conocer los resultados de las urnas, por una pataleta tan infantil como vergonzosa. Aguirre, que iba a la alcaldía de Madrid a poner un ostentoso broche final a su carrera política, está en serio peligro de quedarse con el desprecio de todos, empezando por los suyos.

Lo que ha empezado a suceder es que las alcaldías y el resto de gobiernos no se quieren ya feudos curriculares y personalistas sino instituciones por y para los ciudadanos, con todas las dificultades de entendimiento y negociación de las diferencias que haya que afrontar. Lo que ha fracasado, con ella, es un modelo de hacer política que a la mayoría repugna y a su partido ha dado una lección. Nada es lo mismo desde el 24M y el PP toma nota con pulso visiblemente tembloroso. Máxime cuando la debacle que representa la aristócrata psicótica coincide con el delito de “organización criminal” que el juez De la Mata cita en la apertura de juicio por la caja B de sus cuentas y con la detención de Serafín Castellanos, Delegado del Gobierno en Valencia.

La alusión que hizo Esperanza Aguirre a los soviets en los distritos madrileños viene a simbolizar, en su desvarío, la descomposición oficial del Partido Popular. Han ayudado, claro está, los calorets de Rita Barberá, las cacerías de Castellanos, las peleas en barro leonés del ministro Soria, las seudodimisiones de Fabra, Bauza y Rudí, las amigas invisibles Cospedal y Sáenz de Santamaría, y el experto en comunicación en plasma Rajoy. Es decir, la banda mafiosa que investigan los jueces. La mala suerte está echada para el PP.

froilan cuatro

A todas estas, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, Froilán para la plebe y Pipe para los amigos, se va al Parque de Atracciones de Madrid, se quiere colar en la montaña rusa, un chaval de aspecto oriental le insta a que respete su turno y el Borbón responde a lo aristócrata, estilo Espe: “Tú cállate, puto chino”, le suelta al súbdito que osó defender su derecho constitucional de ser igual ante la ley y ante la cola. No contento con ser xenófobo, clasista y grosero, hizo valer ante los presentes su condición de cuarto en la línea de sucesión al trono de España. Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón hizo gala de ser un niñato impresentable que se merece un par de esas que te metían en la educación tradicional que añoran los de su clase.

Podemos sacar del comportamiento de Pipe conclusiones similares a las que sacamos con el de la exlideresa condesa. Por lejos que esté del trono y de alcanzar la madurez mental, Froilán puede representar, como Esperanza Aguirre, la descomposición de una Corona que ya no es capaz de sostener ni un impertérrito Felipe VI. A fin de cuentas, el insolente Pipe no hace más que seguir la estela de descomposición moral de su abuelo Juan Carlos, su tía Cristina y su taurina madre. Recordemos, por cierto, que el yayo también es mucho de mandar callar.

Lo que fue a dejar patente el patán Froilán en el Parque de Atracciones es una pregunta que pronto habrá que contestar: qué narices pinta ya aquí la Familia Real. Entre otras cosas, el cuarto en la línea de sucesión andaba por allí con una escolta que pagamos todos a través de los presupuestos del Ministerio del Interior. Solo un pico de lo que nos cuesta mantener a una institución obsoleta e inútil, además de corrupta y cómplice de tortura animal: ya fuera por gusto personal o por consejo de sus asesores, que Felipe VI asistiera a Las Ventas el otro día fue una decisión desastrosa para él y para la Corona, por lo que tiene de desprecio a la mayoría de los españoles, que rechaza esa cruel práctica.

De modo que el puto chino de Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, Excelentísimo y Grande de España, tiene el valor simbólico de los soviets de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, condesa de Bornos y Grande de España también: demuestra que ese viejo mundo suyo de privilegios, abusos y demencia de sangre azul no tiene cabida en el futuro de nuestra democracia.

Dicen que la atracción a la que quería colarse el chaval Borbón se llama El Abismo. No hacía falta que se colara: en el abismo ya están él y los suyos. Como está la condesa chalada, a la que apenas 400 personas fueron a defender a la concentración convocada al efecto en Colón. Personas, eso sí, que insultaron, golpearon y amenazaron de muerte a los periodistas, dejando así constancia de su calaña.

El cambio ha empezado. Estos dos esperpénticos personajes lo personifican a su pesar. No será fácil y habrá que hacer concesiones. Pero sin olvidar lo que son la verdadera excelencia y la auténtica grandeza. Recuperarlas, desechando las falsas (las de los soviets y los putos chinos). Y tratar de guiarnos por ellas.

Etiquetado , , , , ,

Caza de brujas

pp eta

Si no votas al PP, votas a ETA

Por Ignacio Escolar

Manuela Carmena fue una de las fundadoras del despacho de abogados laboralistas que sufrió la matanza de Atocha, es premio nacional de Derechos Humanos y cofundadora de Jueces para la Democracia; fue magistrada del Tribunal Supremo, jueza decana de Madrid y relatora de la ONU, entre otras muchas cosas. Cuando se jubiló, abrió una tienda social de ropa para niños hecha por reclusas en reinserción. Pero cuando la presentan en el debate de Telemadrid, la parte más importante de su currículum es que fue jueza y asesoró al Gobierno Vasco.

Se entiende mejor el detalle biográfico vasco que recupera la ‘imparcial’ moderadora cuando al minuto Esperanza Aguirre acusa a Carmena de llevar “abertzales en sus listas”, de preocuparse por “el sufrimiento de los etarras”, de haber excarcelado a terroristas y, por supuesto, de “despreciar a las víctimas”. Jugada en equipo: la moderadora pasa y Aguirre chuta. TeleEspe funciona así.

 La estrategia de Esperanza Aguirre en ese aberrante formato de debate electoral que ella misma impuso en Telemadrid ha sido bastante clara: embarrar aún más campo, a ver si así consigue manchar la imagen de Manuela Carmena, su principal rival en estas elecciones, y que aparece como la candidata mejor valorada en las encuestas.

Esperanza Aguirre estuvo maleducada, impertinente, hipócrita y exasperante en el debate electoral. Acusó a Carmena de estar en sintonía de ETA; ese es todo su programa –que a cinco días de las elecciones sigue sin presentar–: si no votas al PP, votas a ETA. La lideresa siguió la ola de una portada de El Mundo tan indigna que hasta el nuevo director del periódico –que aún no ha tomado posesión– se desvinculó de tan rastrera acusación.

Relacionar con ETA a todo aquel que no sea del PP no es una estrategia nueva de la derecha, aunque ahora ese espantajo se use contra Podemos y Ahora Madrid; antes ya lo hicieron contra “zETAp” y esa “traición a los muertos” que indignamente acusó Rajoy. Utilizar el terrorismo de forma tan sucia e inmoral, banalizar sobre ETA de esta manera, sí es un insulto a las víctimas; una verdadera traición.

Lo escribí hace dos años en un artículo que, por desgracia, sigue vigente. Tú eres ETA. Yo soy ETA. Nosotros somos ETA y cualquiera que proteste es siempre ETA. Solo ellos no son ETA. En esencia, los españoles nos dividimos en dos grupos: los “ciudadanos de bien” (marca registrada) y el resto, los etarras.

Solo hay algo más lamentable que este populismo de brocha gorda de Esperanza Aguirre. Que este domingo le pueda funcionar.

manuela esperanza

Vídeo– a partir de 1:48:00 TELEMADRID

Viñeta- por Bernardo Vergara

+Info- Artículo de Ernesto Ekaizer

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Queda para Rato

pp rodrigo

Fíjense qué honrado es el PP

Por Rosa Paz

Uno de los elementos del argumentario del PP que sus dirigentes tienen más interiorizado es aquel que consiste en repetir frases del estilo: “Fíjense ustedes si este partido combate la corrupción que la justicia investiga la Gürtel y el caso Bárcenas estando el PP en el Gobierno”. Lo dicen como queriendo dar a entender que el Ejecutivo podría impedirlo si quisiera y trasmitiendo la idea de que el poder político tiene la potestad de frenar a los jueces y no la utiliza. No la tiene, pero seguro que muchas veces lo intenta. Con estas afirmaciones, los dirigentes del PP no solo pretenden pasar por adalides de la honradez, sino que lanzan además un ataque directo a la imprescindible pedagogía democrática sobre la separación de poderes, de la que tan necesitado está este país.

Pero la realidad es la que es y los ciudadanos saben que el PP ha puesto todas las trabas que ha podido a la instrucción de los sumarios de la Gürtel y de Bárcenas y que los fiscales y los jueces han seguido adelante con ellos, como en su día hicieron con los GAL o los casos Roldán y Mariano Rubio, cuando el PSOE estaba en el poder. Poder que, por cierto, perdieron los socialistas precisamente por esas causas.

A la lista de escándalos del PP se ha añadido en los últimos días el descubrimiento de que Rodrigo Rato, el todopoderoso vicepresidente Económico del Gobierno de José María Aznar, se acogió a la amnistía fiscal de Montoro y está acusado por la Agencia Tributaria de fraude fiscal, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes. Las imágenes de su detención el pasado jueves dieron la vuelta al mundo, porque Rato es persona conocida por los medios de comunicación de todo el planeta, dado que a su condición de exministro y exvicepresidente del Gobierno de España une la de exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional.

pp corrupcion

Ha habido rumores sobre si Rato ha sido elegido por sus antiguos compañeros de partido como chivo expiatorio para frenar el desgaste social y electoral que les están causando tantos y tan graves casos de corrupción. Se dice que ha sido el Gobierno el que ha elegido la fecha del registro policial de sus viviendas y sus despachos y de su arresto durante 8 horas y que habría sido el Ejecutivo el que también habría avisado a la prensa para garantizar la conveniente difusión de la historia. Dudas que de momento no se despejan. Porque no se entiende qué beneficio le puede reportar al PP el estallido del caso Rato a cinco semanas de las elecciones. Salvo que se temieran, claro, que el juez podía ordenar el registro para la jornada de reflexión.

Habiendo sido Rato uno de los hombres más poderosos del PP junto con Aznar, Fraga y el propio Rajoy y siendo tan impactantes los hechos que le atribuye la justicia, no parece que de aquí al 24 de mayo se vaya a dejar de hablar de él. Ni aquí ni en el resto del mundo. Ni parece tampoco que el argumentario citado en el arranque les vaya a salvar de la quema, por mucho que el reaparecido Esteban González Pons lo utilizara el jueves para decir, sin el más mínimo rubor, que “si un partido como el PP no pone ningún obstáculo para que un icono como Rodrigo Rato pase por lo que ha pasado, algún crédito tiene que tener”. Eso es querer apuntarse un tanto sin haber hecho nada para merecerlo. No poner ningún obstáculo -que vayan ustedes a saber si lo ha puesto- es su obligación. Otra cosa habría sido haber denunciado a Rato o a Bárcenas o a Correa ante la Agencia Tributaria o ante la Fiscalía o ante el juez de guardia, eso sí que habrían sido ejemplos de lucha contra la corrupción.

@pazmacazaga

IlustraciónManel Fontdevila

Etiquetado , , , , , , ,

El hombre de hojalata

grass portada

Lo que hay que decir

Günter Grass (1927-2015)

“Por qué guardo silencio, callo por demasiado tiempo, lo que es evidente y que se ha ensayado en todos los juegos estratégicos, donde, llegado su final, nosotros como supervivientes quedaremos, como mucho, reducidos a simples notas al pie.

Es el supuesto derecho de lanzar el primer golpe, que podría aniquilar al pueblo iraní, subyugado por un bocazas y dirigido al júbilo organizado, dado que en su ámbito de poder se presupone la construcción de una bomba atómica.

Pero, ¿por qué me prohíbo nombrar aquel otro país con su nombre, en el que desde hace años -aunque bajo secreto- está disponible un potencial nuclear creciente, pero fuera de control, porque no es accesible para inspección alguna?

Este silenciado general de un hecho probado, al que se ha subordinado mi silencio, lo percibo como mentira de carga e imposición, con expectativa de penalización en cuanto no se observare; el veredicto de “antisemita” es de uso corriente.

Pero ahora, dado que desde mi país, que será alcanzado una y otra vez por sus crímenes de su propia autoría, y que no tienen igual, para exigirle explicaciones, se suministre otro submarino a Israel, de nuevo sólo por meros motivos comerciales, aunque declarado de lengua veloz como reparación por los daños de la guerra, cuya especialidad consiste en poder dirigir cabezas omnidestructoras hacia el lugar en el que la existencia de una sola bomba atómica no ha quedado demostrada, pero que se quiere ver como el temor de la fuerza de la prueba, por eso digo lo que hay que decir.

Pero ¿por qué me callaba hasta ahora? Porque pensaba que mi origen, que siempre quedará marcado por un estigma que nunca podrá ser borrado, me prohibiría exponer al país Israel, al que me siento unido y quiero seguir estando unido, a este hecho como una verdad jamás pronunciada.

¿Por qué no lo he dicho hasta ahora, envejecido y con la última tinta: La potencia nuclear de Israel pone en peligro la paz mundial, que de todas formas está resquebrajada? Porque hay que decir aquello para lo que mañana podría ser demasiado tarde; porque nosotros -que como alemanes cargamos ya con demasiada culpa- podríamos convertirnos en suministradores de un crimen, cuya comisión es previsible, por lo que nuestra corresponsabilidad no podría eliminarse mediante ninguna de las excusas habituales.

Y reconozco: no seguiré callando, porque estoy harto de la hipocresía de Occidente; además, es de esperar que sean muchos los que se liberen del silencio, para requerir al causante del peligro reconocible que renuncie al empleo de la fuerza y de insistir al mismo tiempo en que los gobiernos de ambos países autoricen un control permanente y sin trabas del potencial nuclear israelí y de las instalaciones nucleares iraníes por una instancia internacional.

Sólo así se podrá ayudar a todos, a los israelíes y a los palestinos, más aún, a todos los hombres que vivan muy pegados y enemistados en esta región ocupada por el delirio y, por ende, también a nosotros.”

Günter Grass– Escritor y artista casubo alemán, galardonado con el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1999.

«Nada es seguro, podríamos estar subiendo y no bajando»

Etiquetado , , , , , ,

El anuncio de una muerte anunciada

cospedal viñeta

Cospedal abofetea en público a Javier Arenas

Por Antonio Avendaño

¿A quién se refería exactamente la portavoz de María Dolores de Cospedal cuando en la nota-bomba emitida este Viernes Santo hablaba de “los que perdieron en Andalucía”? No es preciso tener fuentes directas del PP en Madrid, Toledo o Albacete para adivinar que Carmen Riolobos, sin duda por indicación expresa de Cospedal, se estaba refiriendo a Javier Arenas. La guerra tanto tiempo latente entre la todavía presidenta de Castilla-La Mancha y el todavía líder de hecho del PP andaluz se ha convertido de la noche a la mañana en una guerra abierta. Aunque por persona interpuesta, Cospedal ha sacado las navajas, lo que significa que, esta vez sí, va a haber sangre.

INTRIGAS CONJETURALES

Para los analistas políticos no es fácil seguir la pista a las intrigas internas del PP porque todos sospechan que en realidad se trata de intrigas ficticias, o por lo menos de intrigas conjeturales: en el PP todo el poder se concentra en Mariano Rajoy, de manera que las sordas peleas entre las sorayas, los arenas y las cospedales han venido siendo hasta ahora como ese ruido de fondo que hacen los niños en las reuniones familiares: algo a lo que ningún adulto hace mucho caso… hasta que alguno de los niños empieza a llorar en serio.

Pues bien, Cospedal ha empezado a llorar en serio, y ello obligará a Rajoy a prestar atención a la chavalería, bien sea enjugando las amargas lágrimas  de Cospedal bien dejándola con su llantina hasta que se le pase.

andal comic

El origen del odio viene de lejos, pero habría tenido su culminación más elaborada hace cosa de un año, con ocasión del sorpresivo nombramiento de Juan Manuel Moreno como presidente del PP de Andalucía, en contra del criterio de Cospedal, cuya apuesta era José Luis Sanz, que tampoco era por cierto una gran apuesta teniendo en cuenta que el Tribunal Supremo puede en cualquier momento confirmar su imputación por prevaricación.

No es probable que Sanz hubiera mejorado mucho los pobres resultados del candidato de Arenas y la vicepresidenta Santamaría, pero eso ahora no importa. Moreno ha sido un fracaso y Cospedal quiere sangre. Y no tanto la sangre de Moreno, que no es una sangre demasiado importante, como la sangre Arenas, que sí que lo es.

VERDUGOS NATURALES Y DE LOS OTROS

Pero si Cospedal quiere sangre, que sepa la número dos del PP que Mariano Rajoy no se la va a dar. Al menos no ahora. Otra cosa bien distinta es que logre conservar el poder en Castilla-La Mancha tras el 24-M: si tal cosa ocurre, Rajoy no podrá negarle nada de lo que le pida, en cuyo casoel destino de Javier Arenas quedaría, paradójicamente, en manos de los votantes manchegos. Habría ahí una cierta justicia poético-electoral, pues lo que no consiguieron sus verdugos naturales, que son los andaluces, lo conseguirirán esos verdugos sobrevenidos que serían los manchegos.

Ahora bien, si Cospedal no renueva cargo en Toledo la difunta será ella: una difunta perpleja que no podrá dejar de preguntarse por qué su enemigo íntimo Javier Arenas ha seguido tanto tiempo vivo -hibernado pero vivo- después de perder tantas veces mientras que ella estaría muerta tras perder solo una. La respuesta es: porque Arenas sí es un líder y Cospedal no lo es.

UN TIPO DURO DE PELAR

El PP andaluz esta huérfano desde que Arenas se marchó en 2012; ni Juan Ignacio Zoido primero ni Juan Manuel Moreno después han sido verdaderos sustitutos. Ninguno de ellos tiene madera de líder. ¿Que qué es un líder? Alguien a quien la gente sigue queriendo aunque pierda elecciones. Arenas tiene ese don pero sus sucesores, no. Por eso es un tipo duro de pelar.

No obstante y digan lo que digan Cospedal y Riolobos, quien esta vez ha perdido en Andalucía no ha sido Javier Arenas. Esta vez no. Ni, por supuesto, Moreno Bonilla. Quien ha perdido ha sido el PP, es decir, quien ha perdido ha sido Mariano Rajoy y solo Mariano Rajoy, a quien el 22-M ha sumido en una debilidad que no se le conocía desde su derrota de 2008, cuando Esperanza Aguirre y Pedro J. Ramirez intentaron acabar con él pero finalmente logró salvarse gracias al apoyo de Francisco Camps y Javier Arenas.

Si, como el 22-M, también el 24-M es un desastre para el PP, Mariano Rajoy no estará en condiciones de matar a nadie porque el muerto será él.Se cerraría en ese caso el ciclo infernal de cuatro años que se inició en 2011 con la injusta derrota de tantos alcaldes socialistas por culpa de Zapatero y concluiría en 2015 con la no menos injusta de tantos alcaldes populares por culpa de Rajoy.

LA TRAMPA

El presidente hizo trampas en 2011 al afirmar una y mil veces que la culpa de la crisis era de Zapatero y ahora aquellas trampas se vuelven contra él, pues, según aquella lógica despiadadamente ventajista, la culpa de que la crisis siga existiendo cuatro años después es ahora suya. Naturalmente, ni hace cuatro años la culpa era de ZP ni ahora lo es de RJ, pero tanto entonces como ahora alguien tenía que pagar por ella y quien paga suele ser el que gobierna, ya sea en España, en Francia, en Grecia o en Portugal. No pagan los gobernantes, pagan los gobiernos.

A todo esto, ¿qué va a pasar con Moreno Bonilla y con el partido en Andalucía? La pregunta sería importante si no hubiera otra todavía mucho mas importante pendiente de contestación, y es: ¿qué va a pasar con Mariano Rajoy y con el partido en España? La primera pregunta no puede tener respuesta mientras que no la tenga la segunda. Y la segunda no puede tenerla antes de las elecciones del próximo 22 de mayo. La sangre fácil que exige Cospedal no va a ser posible de momento. Y puede que cuando sea posible no le sirva ya de nada porque para entonces puede que todos estén muertos.

Ilustración– Por Bernardo Vergara

 

Etiquetado , , , , , ,

Opus Dei: el Arte del caciquismo

Hace no mucho que pude tener la suerte de conocer esta historia antes de su publicación, de manos de su autora Maite Garbayo. Una historiadora del arte, licenciada por la Universidad de Mexico. Una vasco-navarra de pro, defensora del feminismo y de tantos otros temas sociales; que ha sabido reflejar la realidad de un tema tan espinoso como es la corruptela que tristemente está hoy tan en boga. Periodismo de investigación puro y duro que ya quisieran haber mostrado con tanta vehemencia muchos profesionales del sector.

20150321_130937_2

El Museo del Opus en Navarra:

el expolio continúa

LOS FAVORES DEL GOBIERNO DE UPN

El pasado 22 de enero se inauguró en Pamplona el Museo de la Universidad de Navarra,último tentáculo que el todopoderoso Opus Dei despliega en la Comunidad Foral.

Por las fotos del evento desfilan las fuerzas vivas del “régimen”, militares uniformados incluidos, y las planas mayores del Opus Dei y de UPN que escoltan a la monarquía en su primer viaje a tierras navarras desde su coronación.Contemplando las imágenes, cuesta creer que aquí ha habido una Transición.

Analizando el caso en profundidad, empiezan a aparecer toda una serie de sospechosas coincidencias que me esforzaré en resumir. Casualmente, Navarra ha sido la única Comunidad a nivel estatal en la que (por el momento) se ha aprobado y ya implantado la Ley de Mecenazgo. El Parlamento la saca adelante el 16 de mayo con los votos de Unión del Pueblo Navarro y el Partido Socialista de Navarra, y con la oposición de EH Bildu, Izquierda Unida y Aralar-NafarroaBai.

La ley apuesta por la privatización de la cultura por medio de otorgar a las aportaciones privadas deducciones fiscales de hasta el 80% en el IRPF y de cerca del 50% en el Impuesto de Sociedades, los mayores incentivos fiscales de todo el Estado. En el caso de las empresas, además, la aportación tendrá la consideración de partida deducible, por lo que el beneficio de la donación ronda el 50% de lo otorgado. Para que una persona o entidad pueda beneficiarse del mecenazgo, el gobierno de UPN debe declararla previamente de “Interés Social Mecna”.

Es decir, es el Gobierno de Navarra quien decide qué proyectos, qué entidades o qué artistas pueden recibir mecenazgo acogiéndose a los beneficios de esta ley, y cuáles no. La Ley señala entre los “posibles” beneficiarios, además de a los y las artistas con domicilio fiscal en Navarra, a la Iglesia Católica y a las universidades establecidas en Navarra. Como por ejemplo, la Universidad del Opus Dei, que en unos pocos meses abrirá un museo de arte contemporáneo.

En el momento en el que la Ley se aprueba, surgen ya algunas voces críticas en el ámbito de la cultura navarra. En hordago.org, Patxi Zuñiga se pregunta: “Si la Iglesia Católica o la Universidad de Navarra entran en el apartado de posibles beneficiarios, ¿no estaremos subvencionando por la vía de la desgravación, un tipo de cultura sectaria?”, y señala a meses vista al futuro Museo de la Universidad de Navarra como caso perfecto subvencionable para desgravar fortunas al mismo tiempo que se promociona una cultura de “valores espirituales”.

Estas sospechas no van nada desencaminadas, sobre todo si tenemos en cuenta que tan solo unos meses antes, el 24/02/2014, cuando la Consejera de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra (Lourdes Goicoechea Zubelzu) comparece en el Parlamento ante la Comisión de Investigación sobre la situación de la Hacienda Foral Navarra, es interpelada por haber tenido contacto con un representante de la Universidad del Opus mientras a esta entidad se le realizaba una inspección fiscal. La Consejera admite haber mantenido dicha reunión en septiembre de 2013, pero no para “asesorarles” sobre cómo salir indemnes de la inspección fiscal, sino para “hablar de la Ley de Mecenazgo”. Es decir, casi un año antes de que se apruebe la Ley, el Gobierno de Navarra ya se está reuniendo con la Universidad para planificarla.

men money transfer

Pero veamos la sucesión de los hechos. La Ley Foral de Mecenazgo entra en vigor el 1 de octubre de 2014, cuando se abre el plazo de solicitudes. Las entidades o personas que deseen obtener el calificativo “de interés social mecna” pueden presentarse hasta el 31 de octubre. Mientras todo esto sucede, se anuncia en prensa la aportación dineraria de Obra Social La Caixa y Fundación Caja Navarra al Museo de la Universidad de Navarra:ambas entidades se comprometen a invertir 2,5 millones de euros en los próximos cinco años.

El 16 de enero de 2015 se publica en el Boletín Oficial de Navarra la resolución de las solicitudes, aprobada el 31 de diciembre de 2014. En ella, cuatro proyectos de la Universidad de Navarra son declarados “de interés social” para acogerse a la Ley de Mecenazgo: Biblioteca de la Universidad de Navarra, Instituto Cultura y Sociedad, Actividades culturales y, como no, Museo de la Universidad de Navarra. Casualmente, esta declaración de interés social, en lo concerniente a los proyectos de la Universidad de Navarra, estará en vigor hasta el 31/12/2019. Cinco años, los mismos que  La Caixa y la CAN han anunciado que apoyarán económicamente al museo.

Ya el texto de la Ley dejaba muy claro que “las universidades establecidas en Navarra” eran potenciales beneficiarias del mecenazgo, sin embargo, no vemos a la Universidad Pública de Navarra por ninguna parte. El solo hecho de que esta Universidad tenga que utilizar el adjetivo de Pública para distinguirse de la del Opus Dei, que usurpó durante el franquismo su denominación, clama al cielo. Nunca el Gobierno debió aceptar que el Opus Dei registrara a su nombre la marca Universidad de Navarra, pero eran los tiempos del nacionalcatolicismo (Muez, 2011:57).

Según el mismo autor, en 1962 se firmó un acuerdo entre la Iglesia Católica y el Gobierno español, aún hoy vigente, según el cual “Las Universidades erigidas por la Santa Sede en España se llamarán Universidades de la Iglesia”. Por tanto, el calificativo Universidad de Navarra incumple las exigencias legales vaticanas y españolas, y la Universidad debería llamarse en realidad Universidad de la Iglesia en Navarra. Otra Ley de 2001 (Ley 17), en su artículo 5, prohíbe la denominación exclusiva Universidad de Navarra, puesto que ésta debiera estar acompañada de otra denominación no geográfica que la califique sin confusión. Todo este asunto sitúa al Opus Dei, una vez más, por encima de la ley. Y también a su museo, que utiliza las siglas MUN (Museo Universidad de Navarra).

En el discurso inaugural del Museo, Sánchez Tabernero (Rector de la Universidad) señaló que el Museo se ha construido gracias a la ayuda económica de empresas y personas, sin tener financiación pública, aunque añadió: “aún no hemos perdido la esperanza”. Claro llamado de urgencia a un gobierno de UPN con el que tal vez solo le queden unos meses más de complicidad.

Pero Señor Sánchez Tabernero… ¿todavía quiere más? ¿No le parecen suficientes los 22,2 millones de euros presupuestados hasta el momento (de los que todavía falta conseguir el 45%, que obviamente estará amparado por los beneficios de la Ley), ni los 2.5 millones prometidos por la CAN y la Caixa, ni las nuevas donaciones que vendrán atraídas por los incentivos fiscales sin parangón que proporciona la Ley? Está claro que en Navarra, los discípulos de Escrivá de Balaguer han sido siempre insaciables. Recapitulemos.

Los terrenos sobre los que se asienta el nuevo museo, como todo el resto del Campus (la mayor zona verde de la ciudad, a ambos lados del río Sadar), fueron un “regalo” de la Diputación Foral de Navarra y del Ayuntamiento de Pamplona, que se complementó con cuantiosas aportaciones dinerarias por parte del Estado (en 1979 los diarios locales hablaban ya de más de 120 millones de pesetas), y de la propia Diputación Foral (entre 1960 y 1970, 1.600 millones de pesetas provenientes del presupuesto ordinario; la Facultad de Medicina y Farmacia fue financiada en su totalidad por esta institución).

La expropiación del Campus fue promovida por el propio Ayuntamiento de Pamplona, ya que únicamente los entes públicos pueden expropiar. Se inició en 1964, con cierto sigilo, sin mostrar abiertamente que el destinatario exclusivo iba a ser el Opus Dei.

En 1973, Carrero Blanco, presidente del Gobierno, y Julio Rodriguez, exprofesor de la Universidad, miembro del Opus Dei y en aquel entonces Ministro de Educación, aprueban la expropiación forzosa de los terrenos a favor del Opus Dei, en lo que se conoce como “Decreto Carrero Blanco”. En 1979, un grupo de concejales de izquierda que por aquel entonces poblaba el Ayuntamiento de Pamplona solicitó del Gobierno estatal su derogación, pero tras las elecciones de aquel mismo año, el nuevo ayuntamiento “democrático”, acordó retirar la petición de derogación.

El decreto franquista siguió operando: a finales de los años setenta, cuando el Ayuntamiento iba a destinar la antigua fábrica de Chalmeta para construir la Escuela Pública de Magisterio, el Gobierno expropió estos terrenos al Ayuntamiento y se los entregó al Opus para levantar su Escuela privada de Arquitectura.

Para valorar todo esto en su justa medida, hay que tener en cuenta, además, que el Campus funciona como una zona privada, donde el acceso no es libre a cualquier ciudadano y porque sí: existen controles de seguridad y parte del terreno está cercado con vallas. Es irónico, sino cínico, que uno de los programas con los que arranca el Museo se llame “Tender puentes”, pues está situado en medio de un fortín.

admissions

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Pamplona ya han empezado, literalmente, a “tender puentes”: el pasado 29 de octubre UPN deja estupefactos a los grupos de la oposición al anunciar (sin debatirlo previamente en la comisión) que destinará 800.000 euros del presupuesto de Urbanismo de 2015 a la construcción de una pasarela peatonal que unirá el barrio de Iturrama con el Museo de la Universidad de Navarra (y con el Campus entero, por supuesto). En la noticia, que aparece en el Diario de Noticias de Navarra el 30/10/2014, se resalta que “el pago de esa infraestructura para unir el nuevo museo con la ciudad iguala, en los planes del equipo de Gobierno, toda la partida de ayudas a la manutención para las familias en riesgo de exclusión en Pamplona”.

Visto el panorama, sorprende que Sánchez Tabernero señale en el acto inaugural que todavía no han perdido la esperanza de recibir dinero público. Pero lo que más sorprende es que el Opus Dei piense que los ciudadanos/as debemos financiar con nuestro dinero la ideología ultracatólica, ultraderechista, reaccionaria, misógina, homófoba… (y un largo etcétera) que promueve su Universidad y que, seguramente, promoverá también su Museo.

Podrían correr ríos de tinta a este respecto, pero mencionaré únicamente algunas cuestiones acaecidas durante los últimos años. Como por ejemplo, el I Congreso Internacional de Ideología de Género, organizado por el Grupo de Investigación Interdisciplinar Igualdad y Género, perteneciente al Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad del Opus. No cuesta mucho imaginar la “ideología de género” que profesa la Obra, pero nuevamente el Congreso superó toda expectativa, con ponencias que planteaban la necesidad de considerar la homosexualidad una patología para que existan unos “derechos de atención propios de cualquier otra enfermedad del estilo”, u otra que pedía una cláusula de objeción de conciencia para que las entidades gestoras de las adopciones puedan negarse a entregar los niños a familias que no cuadraran con los principios de la familia cristiana.

Podríamos comentar también que en Navarra ha sido imposible abortar durante los últimos 25 años debido a las presiones del Opus Dei, y que por ello las mujeres debían ser derivadas a otras comunidades autónomas. Actualmente, las mujeres que deciden interrumpir su embarazo son hostigadas por sectores del Opus y por estudiantes de la Universidad de Navarra, que hacen guardia en la puerta de la Clínica ginecológica Ansoain para increpar a las mujeres que entran y salen. En alguna ocasión, Monseñor Francisco Pérez González, Arzobispo de Pamplona, se ha unido al particular “escrache” anti-elección, como cuando rezó un rosario en la entrada de la clínica.

Estas son solo algunas de las cuestiones que preceden y enmarcan al nuevo museo de arte contemporáneo navarro. Sabemos que los museos no son simples contenedores de obras de arte, no son espacios neutros ni descontextualizados. Son instituciones productoras de saber/poder y transmisoras de valores ideológicos.Ofrecen, como señala Carol Duncan, “valores y creencias sobre la identidad social, sexual y política, en forma de experiencia viva y directa”.

Es extraño que desde el ámbito del arte contemporáneo no se hayan alzado voces críticas, y también que algunos artistas y/o trabajadores del sector artístico colaboren con el museo o asistan a su inauguración sin cuestionar públicamente el sesgo ideológico de la institución ni los tejemanejes legislativos y económicos que siguen haciendo posible que el Opus Dei ostente el poder que ostenta en Navarra, que ahora pretende ser también de orden artístico-cultural. Mencionar también que en la lista de profesionales que colaborarán con el museo durante los próximos meses, encontramos bastantes nombres extranjeros, algunos de reconocido prestigio en el ámbito del arte contemporáneo. Ya que el museo se presenta como Museo de la Universidad en Navarra, y teniendo en cuenta la problemática de nomenclatura aludida anteriormente, parece más que posible que muchos de estos invitados foráneos no sepan exactamente a dónde vienen.

Es bien sabido que históricamente la procedencia del dinero que financia las artes ha sido, en demasiadas ocasiones, oscura y cuestionable. Lo sigue siendo hoy día, con bancos y fundaciones que lavan su cara al mismo tiempo que desgravan impuestos. Pero el caso aquí expuesto no es únicamente oscuro: es un agujero negro. No deberíamos promover ni amparar un tipo de arte o de cultura que ni siquiera se asientan sobre unas bases mínimas de laicismo, posibilidad de disenso o reconocimiento de la diversidad. Y que además operan y han operado a partir del expolio de recursos públicos en beneficio de unos grupos de poder concretos y en detrimento de la construcción de una arena artística y cultural pública, plural y de calidad, que es de lo que adolece Navarra en estos momentos.

Por Maite Garbayo Maeztu, investigadora y crítica de arte. Profesora Asociada de Didáctica de las Artes visuales en la Universidad Pública de Navarra.

– Publicado en Periódico Diagonal

– Ilustración, Iker Ayestarán

Etiquetado , , , , , , , ,

Esto no es ser de derechas

rajoy mentira

La vergüenza nacional

Por el poeta Luis García Montero

Después del debate oficial sobre el Estado de la Nación, más hueco que lleno de sustancia en su teatro parlamentario, los ciudadanos nos enfrentamos doloridos y estupefactos a la verdadera realidad de la vergüenza española. El PP está llevando la situación del país hasta unos límites de descomposición e indignidad difícilmente soportables. Aunque es grave ser el hazmerreír y el sainete de la comunidad internacional, mucho peor es soportar el aire cotidiano de la vida interior, la tristeza de volver con paso acelerado a la España del caciquismo, la prepotencia y los desmanes. Parece que la historia no va a acabar nunca con la avaricia y el deshonor del ruedo ibérico, la corte de los milagros y el cortijo de la escopeta nacional.

Ordenemos algunos síntomas del esperpento hispánico:

– Se publica la grabación de una entrevista entre Ignacio González, a día de hoy Presidente de la Comunidad de Madrid, y José Manuel Villarejo, uno de los inspectores de policía más subrepticios de nuestra historia reciente. La conversación tiene como centro la existencia de un Ático de lujo en Estepona, regalado al político madrileño a través de una turbia operación de ingeniería económica. El político pretende que no salga a la luz este escándalo.

– Del descaro se pasa al encarnizamiento. Las antiguas relaciones de camaradería entre el inspector y el político se convierten en una guerra feroz por la supervivencia. Ignacio González acusa de chantaje al policía y el policía se defiende denunciando el intento de entorpecimiento de las investigaciones.

– El País publica que el inspector Villarejo participa en 12 sociedades con 16 millones de capital. El policía vuelve a defenderse a través de Información sensible, una página web dirigida por su mujer. Denuncia que sufre una campaña de desprestigio promovida por la Casa Real. Está envuelto en la investigación de unas presiones, muy subidas de tono y de amenazas, que los servicios de inteligencia del Estado han hecho sobre la princesa Corina para que vuelva al lecho del Rey. La princesa Corina es la famosa amante que acompañaba a su majestad cuando se rompió la cadera mientras cazaba elefantes en Botsuana.

– El juez Pablo Ruz pide por segunda vez a la Agencia Tributaria un informe sobre la deuda que corresponde al PP en relación con las donaciones de empresarios anotadas en la caja B por el tesorero Luis Bárcenas. ¡Obras son amores y comisiones!

– El Ministerio de Hacienda, tan aficionado a hacer uso indebido de la información privada para desacreditar a sus adversarios políticos, decide en este caso guardar silencio y obstaculizar la labor de la justicia. La Oficina Nacional de Investigación del Fraude hace mutis. El juez insiste porque la diligencia solicitada es “útil, necesaria, idónea y posible para el total esclarecimiento de los hechos”. Pero el Gobierno de España lleva años dedicado al total oscurecimiento de sus delitos.

– El partido que Gobierna España propone como candidata a la Alcaldía de Madrid a Esperanza Aguirre, una política que se encuentra en el centro mismo de todas las tramas de corrupción que han degradado la vida institucional madrileña. En la cárcel, imputados, investigados, tiene a sus máximos colaboradores. Por si faltaba una guinda, doña Esperanza se dio a la fuga cuando un guardia municipal quiso ponerle una multa, arrollando sin miramientos al guardia y a su moto. Si esto es grave, más grave parece que un juez no viese delito en el acontecimiento.

– Madrid es una Comunidad en la que se producen unos 80 desahucios al día, unos 29.000 al año. Como las autoridades competentes no están muy dispuestas a buscar soluciones de carácter social, la Delegación del Gobierno se dedica a criminalizar a los movimientos antidesahucios. Una acción de protesta pacífica en la Junta de Distrito de Moratalaz llega a considerarse una grave agresión contra las Instituciones del Estado. Se desata una redada nocturna en los domicilios con aparato y armamento policial, una operación propia de la lucha contra el terrorismo.

– Se prohíbe un concierto de rock programado para el fin de semana en Madrid sin más justificación que la voluntad de reprimir y con el interés de establecer una atmósfera de Estado de excepción franquista para las próximas elecciones.

Cosas de órdago a la grande y de tristeza íntima. Son algunos acontecimientos en los que se mezcla de todo: la corrupción económica, la falta de escrúpulos políticos, los policías tocados, los jueces consentidores y la violación de los derechos cívicos. La España de charanga y pandereta, la España de la corte de los milagros, la España de Jarapellejos vuelve a imponerse con las mentiras, los silencios y las cloacas del PP en Madrid. La luz del amanecer cae todas las mañanas sobre la conciencia como un grito de desolación y de rabia. Los que van de españolistas nunca han respetado a España. Esto no es ser de derechas… esto es otra cosa.

Etiquetado , , , , ,

La pérdida de papeles de Rajoy

rajoy azul

Adiós, adieu, goodbye, ciao, auf wiedersehen

Por Maruja Torres

Lo que vimos en el Hemiciclo no fue sólo a un presidente del Gobierno a quien la oposición, cual gota malaya, fue sacando de sus casillas, como han divulgado acertadamente los medios, tan poco habituados a verle perder sus flemas y otros humores. Lo que también vimos fue al soberbio, despreciativo, elitista y muy peloteado y aclamado por los suyos Mariano Rajoy, tratando por fin a la oposición, de viva voz y ya no sólo mediante ausencias y huidas, tal como ha venido tratando a los españoles desde que empezó a mandar.

Aquel hombrón torpe e inseguro que salía del helicóptero sin dar la vuelta al ruedo y con los pelillos alborotados, aquel comedido funcionario que sustituyó a Rato en el último momento en los designios de Aznar –y eso porque a don Rodrigo le dio por romper con su santa, lo que a Botella le sentó como un crucifijazo–, aquel obediente Hijo del Dedo del Amo, ha ido recuperando, quién sabe si formando, su verdadera personalidad: a costa de nosotros, los ciudadanos degradados a súbditos. Lo ha hecho hasta convertirse en ese tipo arrogante, de audaz mediocridad, crecido sobre nuestras carencias y alentado por su propia sordera, ese individuo desabrido del que hemos tenido constancia en su última -es de desear- comparecencia parlamentaria como líder de un Gobierno que nos ha desgarrado las tripas gracias a su mayoría absoluta.

Tanto tiempo acostumbrado a que a su entorno le gusten sus pedos, engolfado en el aroma de sus propias mentiras, se le fue el oremus y le embargó esa ira típica del secundario sin más talento que el de sobrevivir pero venido a más por sustituciones del azar y descoyuntadas coyunturas históricas. Tanto ímpetu mostró ayer para mandar a su casa al actual líder de la oposición y descalificar a todos los otros, que tuvimos que frotarnos los ojos, oh, no, simplemente tuvimos que volver a mirar sus fotos con Merkel haciendo el Camino de Santiago, para recordar lo fundamental de su verdadero carácter: su capacidad de sumisión ante el poderoso. Algo que le define tanto como su recochineo en la jodienda del de abajo. Tierno con las espuelas, duro con las espigas.

Destinado a que sus palabras se pierdan –más allá de la puerta de la Cámara, de la Puerta de Toledo y de la Puerta de Alcalá– como orines en el desaguadero (fin de la cita escatológica), de sus postreros rejones apenas quedará el frío recuerdo de la ceniza de sus puros caída sobre la contraportada de un Marca atrasado. Seguirá existiendo en nuestro país una derecha heredera del franquismo, repensada para el neoliberalismo y aliada con los poderes fácticos, la inventora de FAES y otras fundaciones, pero el capataz será ya otro –y de nosotros dependerá su poder–, y el de hoy, casi de ayer, evocará hazañas desde su puerta giratoria o desde sus conferencias bien pagadas -supongo que en su nivel se valora mucho el efecto adormidera-, y recordará que lo hizo mejor, que es lo que hacen los ex presidentes, además de trincar por ser jarrones chinos.

De hecho, todo lo de ayer contenía aires del odioso ayer, de trámite final desesperado, con el animoso Sánchez emulando a lobezno y un Garzón merecedor, en mi opinión, de echar su discurso en la calle y en las plazas, que es donde debe reverdecer el Parlamento. Y la libertad.

rajoy mentira

Etiquetado , , , , , , , , ,

YOU

El plan C de las mujeres

Por Sonsóles Ónega

Hace más de un año y medio, cuando la novela Nosotras que lo quisimos todo (Editorial Planeta) no era más que un taco de folios sin compromiso editorial, se cruzó en mi vida un hombre con responsabilidades, cuya identidad omitiré porque no aporta nada a lo que quiero contar. Le hablé del taco de folios y del tema que en ellos trataba: el timo de la mujer trabajadora. El hombre me miró con cara de estupefacción y me dijo:

-El mundo no ha cambiado porque los hombres no hemos querido que cambie.

Por aquel entonces, yo ya había llegado a esa conclusión, pero no la introduje en la novela. Fue algo deliberado. Ni siquiera la puse en boca de Beatriz, la protagonista.

Tras aquella conversación, empecé a desear, más que nunca, publicar. Nunca antes, y esta es mi cuarta aventura editorial, me ha interesado tanto que un taco de folios se convierta en libro. Desde el 15 de enero está en las librerías.

Han pasado poco más de dos semanas en las que he asistido a una noria de reacciones. Desde el trasnochado discurso que nos sigue colgando el cartel de víctimas, hasta el comentario de “opta por no tener hijos”, pasando por quien sugiere que culpe a mi madre por no haberme hecho “un croquis sobre lo que significaba la maternidad”. Frente a eso, también me he encontrado un pelotón de mujeres cómplices que siente y padece el dilema, sí dilema, que se plantea la protagonista de la novela y que no difiere mucho del dilema, sí dilema, que atenaza a las mujeres más libres y con más derechos de la historia. Una generación de mujeres con las mismas oportunidades que los hombres, incapaz de conseguir los mismos resultados. Una generación de mujeres que se cobija bajo una realidad de leyes que sólo son leyes y no hacen milagros. Y una generación, en definitiva, que se lanzó a conquistar el mundo y se chocó de bruces con él. A todo eso yo lo llamo timo.

Es un timo descubrir que las promesas de igualdad no son reales. Saber que volverás a casa y empezarás una especie de segunda jornada sin remuneración extra. Aunque las cosas están cambiando, la mujer trabaja dentro y fuera de casa. Es una realidad estadística. Los datos recogidos en el Plan de Igualdad de Oportunidades 2014-2016 del Instituto de la Mujer dicen que dedicamos casi cinco horas diarias a tareas del hogar y la familia, frente a la hora y cincuenta y cuatro minutos de los hombres. Eso genera una desigualdad de manual que todos los organismos internacionales sitúan como nuestro primer obstáculo para concluir con éxito una carrera profesional. Habrá quien relativice los efectos de todo esto, pero quien tiene que encender la plancha a las tantas de la noche o quien roba horas al sueño para hacer purés se siente un poco timada… además de muy cansada.

La Organización Internacional del Trabajo señala en un reciente informe que el 100% de las mujeres que inicia un proyecto personal confía en el reparto equitativo del trabajo en casa, mientras que el 70% de los hombres cree que el peso recaerá sobre sus parejas. Esta expectativa de igualdad es otra de las barreras transparentes que confeccionan el timo. Es cierto que nos criamos en un entorno de igualdad relativa porque nuestras madres se ocupaban de todo. Pero creíamos que sería diferente cuando nos tocará ser madres y profesionales. Creímos también que las estructuras empresariales habrían evolucionado, como mínimo, al mismo ritmo que nosotras. Nada es exactamente así.

¿Qué hacemos? Movernos. Siento que hay partido porque hay ganas. Hay una revolución pendiente que pasa por dos palabras feas, pero eficaces: racionalidad y flexibilidad. Flexibilidad horaria y flexibilidad en el discurso. La sociedad nos debe a hombres y a mujeres un rediseño de las jornadas laborales. Nos debe también una despenalización de la madre profesional y una despenalización de la profesional que quiere ser madre. Es lo que yo llamo plan C. Existe. Tiene que existir. Lo que da sentido a este libro es la desdramatización del drama. La propia protagonista se salva de la destrucción construyendo su plan C contra todo y contra todos. La novela es un golpe en la mesa: si quieres, puedes; hazlo a tu manera. Ve y habla con tu jefe. No le llores. Los hombres no quieren lágrimas, quieren soluciones. “Ve y hazlo”, concluye Beatriz en su epílogo.

Quizá ese plan C empieza por hablar de la maternidad sin prejuicios y por plantear nuestras necesidades en cada momento. Así evitaremos que nos timen y que nos sintamos timadas. Cualquier opción será buena antes que arrojar la toalla, agotada de no llegar a nada queriendo llegar a todo. La sociedad no puede permitirse fugas de talento y nosotras no deberíamos dejar ni un hueco libre. No es una obligación tener una carrera, pero tampoco debería ser una opción renunciar a la maternidad. ¡Ya somos el país con uno de los índices de natalidad más bajo!
Hay un campo de batalla en el que la mujer no tiene papel y sobre el que Europa está poniendo el foco: la carreras técnicas. El 87,4% de ingenieros españoles son hombres. No hace mucho tiempo tuve la oportunidad de hablar sobre estos asuntos con Carlota Reyners, miembro del gabinete de la comisaria NeelieKroes. Me contó que en el sector de las TICs habrá unos ¡900.000 puestos en 2020! Hay que promocionar las formaciones y empleos científicos y tecnológicos entre las mujeres porque permiten más conciliación y, además, no lo neguemos, están mejor pagados. La Comisión Europea organiza un premio anual llamado Girlson ICT Award que, el año pasado, estuvo apoyado además por la iniciativa Codingweek, una semana dedicada a la programación para dar visibilidad a sus posibilidades. En Estados Unidos se enseña en los colegios. En Reino Unido hicieron un Hour of Code con mucho éxito y participaron tanto ellos como de ellas. España espera en el andén.

Así que sí, ha llegado la hora de las mujeres. Quizá también haya llegado la hora de que nos gobierne una mujer para cambiar ese mundo que no ha cambiado del todo. Sé que está manido, pero también siento que una mujer con poder es capaz de entender que sentirse timada no es una licencia literaria, ni siquiera una pose. Es una sensación. Un sentimiento. Y, para muchas mujeres, una realidad.

Etiquetado , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: