Ciudadana Cristina

infanta

Una infanta en el banquillo

Por Arturo González

En algunas cosas la democracia funciona. Por ejemplo, en la Justicia. A pesar del Poder político.

A lo tonto, a lo tonto, entre descreimientos y artimañas, ya la tenemos sentada en el banquillo de los reos. El juez Castro argumenta de modo irrebatible y fácilmente comprensible: si la fiscalía y Hacienda acusan por los mismos delitos a Urdangarin y su socio Torres y esposa, no hay razón por la que no se pueda juzgar a la hermana del Rey y tampoco se le puede aplicar la llamada doctrina Botín del Tribunal Supremo que señala que si no acusan la fiscalía y la abogacía estatal en un delito que alude al Estado, no puede juzgarse. O todos o ninguno.

Ahora vendrá un largo periodo de intentar recursos, pero el momento estelar de apertura de juicio oral ya es una realidad. Como recriminó la Audiencia de Valencia, sorprendente e indebidamente se libran la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el anterior Presidente de la Comunidad, Francisco Camps. Serán 17 los acusados. Veremos si por fin la Infanta renuncia a sus derechos sucesorios y si la Caixa le mantiene su trabajo en Suiza.

Con esto, la Monarquía no va a caer. Pero se la reconduce a lo asignado en la Constitución: solo el Rey es inviolable, y durante su mandato. Por eso el Gobierno se precipitó a proteger la figura del rey Juan Carlos cuando abdicó.

No se trata de que la condenen o no. Se trata de que sea juzgada como los demás ciudadanos, y como afirmó su padre. En unos momentos de deterioro político tan severo como el que padecemos, cuando la Ruleta de la fortuna electoral ha comenzado a girar, es un punto de normalidad y satisfacción. Ayer, Pedro Sánchez dio pena en su comida con una familia catalana en el programa Salvados; Pablo Iglesias se escaqueó en su defensa del derecho a decidir de los catalanes en su primer mitin en Barcelona con la triquiñuela de ‘derecho a decidir, sí, pero para todo’; el representante de Izquierda Unida, Alberto Garzón, acusó a Podemos de ambigüedad ideológica y apuntarse a posiciones socialdemócratas, como el PSOE; el ministro de Industria cursó una lección de nula inteligibilidad sobre el precio de la energía en el programa El Objetivo, sin que la audaz Ana Pastor le recuerde que el déficit tarifario viene de Aznar y no de la época de Zapatero; y el nuevo portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, se sumó con entusiasmo a lo grosero en sus (falsas) críticas a Podemos, igualándose a Cospedal, Floriano y González-Pons.

Estamos, pues, ante una Infanta con amor, pero sin romance que la evoque en el futuro. Ante una monarquía descapitalizada, una familia desestructurada, unos seres sin ropajes, como refleja el pintor Antonio López en su cuadro recién entregado, que rompe, aunque aún no del todo, con la Historia. Una Infanta que quiso ser mujer objeto y un juez no se lo permitió.

Publicado- 21 Diciembre/ Blog- Puntadas sin Hilo

Ilustración- ‘La Gran Familia’ Alfons López

 

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: