Dear Cristina

Imagen

Cristina, You’ll Never Walk Alone

Por Iker Armentia

Querida Cristina de Borbón:

Cuando el sábado camines a través de la tormenta, mantén la cabeza alta y no temas a la oscuridad. El candil del fiscal Pedro Horrach estará esperándote en el juzgado para alumbrar todo este embrollo con el resplandor de su conspiración. Y no te tomes demasiado a pecho que Gallardón se desgañite en público asegurando que no ha dado órdenes a la Fiscalía para protegerte, porque hechos son amores y tampoco iban a subir el IVA.

Cristina, al final de la tormenta encontrarás la luz del sol, que en el peor de los casos será un indulto y en el mejor, la dulce y plateada canción de una alondra. Sé que te preocupa que en los últimos tiempos en Mallorca la justicia sea tan ciega como el amor que le profesas a tu marido, ese amor con cataratas que te impedía leer la letra pequeña, la grande y la extragrande de lo que firmabas, ese amor desinformado como cualquier mañana de Mariló, pero, ¿quién no se ha autoalquilado sin querer un palacete en el fragor de un acaramelado romance?, ¿quién -en un arrebato de pasión- no se ha liado con las tarjetas de crédito y ha terminado pagando los 1.400 euros del sushi de su fiesta de cumpleaños con la VISA del curro? Estas cosas pasan hasta en las mejores familias (sobre todo en las mejores familias).

Cristina, camina a través del viento, sigue caminando a través de la lluvia, aunque tus sueños se rompan en pedazos y la Policía te ofrezca un coche para evitar el ‘paseíllo’. Nadie dijo que ser miembro de la Familia Real fuera una tarea sencilla. Bueno, sí. De hecho, lo decía casi todo el mundo antes de que tu padre se tropezara con un elefante en Botsuana, y quizás ése sea el problema: nadie te había preparado para este martirio. Pero no te angusties, todavía puedes contar con el aliento de la prensa monárquica, y también con el de esa otra prensa que amaga con devolver los tickets del musical ‘La Transición’ pero que esperará hasta el final de la función para rehabilitarte cuando esta pesadilla haya terminado.

Camina, Cristina, camina con esperanza en tu corazón y nunca caminarás sola. Con la misma esperanza -y los dedos cruzados- de quienes se lanzan a la cara imputaciones pero que, cuando hablan de ti, respetan las decisiones judiciales hasta que lleguen las decisiones judiciales acertadas (que por lo general suelen llegar del mismo lugar, el Tribunal Supremo). Ellos siempre estarán contigo. Los que agasajan sin medida a tu familia convirtiendo un saludo en una genuflexión, y una genuflexión en una sentadilla, los que prefieren la estabilidad a la justicia, los que embadurnan el consenso con silencio, los que están programando la próxima coronación para salvar a la monarquía y salvarse a sí mismos, los que quieren que todo cambie para que todo siga igual. Ellos, unos y otros, quieren buenas noticias y tú también.

Cristina, you´ll never walk alone (traducción: Cristina, sé fuerte, hacemos lo que podemos).

© Iñigo Ortiz de Guzmán

mafalda democraciaMafalda- por Quino

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: