Super Cool Biz

Desde el pasado mes de abril, la factura de la luz en España ha aumentado un 7%. Pero eso no queda ahí. Además de este aumento, los consumidores deberán hacer frente a lo que resulte de revisar todos los recibos del período comprendido entre el 1 de octubre de 2011 hasta el 31 de marzo de este.

En Japón, hace tiempo que se lleva desarrollando una iniciativa precisamente para que la rueda del contador no gire de más. De lo que tratan es de desprenderse de tanta ropa en sus puestos de trabajo.

Es de cajón. Si hace frío, uno se abriga y si hace calor, se usa menos ropa. Esto es exactamente lo que el gobierno japonés dijo a la población que hiciese el verano pasado cuando presentó Super Cool Biz, una campaña para animar a los ciudadanos nipones a cambiar sus trajes y corbatas por vestimenta más ligera y veraniega.

De este modo, los climatizadores de las oficinas se mantuvieron a 28 grados. Esto, unido a otras medidas, ha ayudado a ahorrar un 20% de electricidad pero también ha supuesto un cambio cultural para muchos asalariados acostumbrados a llevar ropa clásica al trabajo.

Todo comienza hace poco más de un año -un 11 de marzo- cuando Japón vive uno de sus terremotos más fuertes, con una magnitud 9 en la escala de Richter. El posterior tsunami arrasa con varios pueblos en la costa noreste.

El país se enfrenta a una crisis enérgetica y nuclear debido a los daños causados por la ola en el reactor de Fukushima.

El gobierno se ve obligado a suspender algunas centrales nucleares por precaución, mermando la capacidad del país para sostener la demanda eléctrica. En Tokio, la capacidad para generar energía disminuye un 20%.  Es así cómo las autoridades se ven obligadas a tomar medidas.

Desde 2005 ya existía una iniciativa similar llamada Cool Biz, que animaba a los trabajadores nipones a ponerse ropa más ligera durante el verano. Pero nunca tuvo mucha repercusión.

Esta vez el plan es mucho más ambicioso y la crisis une a los japoneses. Cool Biz se convierte en Super Cool Biz con el objetivo de recortar el consumo energético en un 15%.

En vez de vestir traje y corbata durante el verano, se permite llevar ropa más informal al trabajo con el objetivo de reducir el consumo de aire acondicionado. Se impone un límite de 28 grados en el interior de las oficinas para conseguirlo.

El gobierno se implica. Organiza pasarelas para dar ideas a los ciudadanos sobre cómo vestir ligero durante el verano. Se contratan páginas de publicidad con fotos de funcionarios acudiendo al trabajo con esta nueva indumentaria.

Y voilà, objetivo cumplido. Se consigue reducir el consumo de energía en un 20%.

Por © Iñigo Ortiz de Guzmán

Grafismo- Romualdo Faura

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: